lunes, julio 07, 2014


Despertar, sola, el día sigue. 
Por la mañana pienso en la noche, en la noche pienso en ti.
Distancia.
El medio día incomoda, es por la ubicación del sol, todo es brillosamente fastidioso, incandescente, incluso de mal gusto.
Dormir, pensar en lo que paso y debió pasar. Tú: pasado, hablar de ti me produce nostalgia, sí, nostalgia, no dolor, no ausencia, no incertidumbre.
Extraño todo aquello que tejí en mi cabeza.
Un corazón, a veces caminante, a veces fugitivo.
Aquí, algunas noticias son falsas. No importa, no importa cuando una recuerda una noche perfecta en el 2003 a las 2:00 am, una noche en la Marko Disco, una noche donde todos bebíamos cervezas, bailábamos y sonreíamos, creímos en el futuro, en el futuro.
Él no esta y tú y yo no somos lo que pensamos.
A veces, a veces regreso a escribir, porque me gusta, porque lo deseo, porque lo necesito. A veces sucede.

No hay comentarios.: