jueves, junio 13, 2013


Su gran sonrisa, su voz y su llamativo: “te quiero”, me conmovió.

Hay seres humanos que te regresan a tu raíz.
Hombres con quién una puede caminar y sentirse segura bajo los arboles, las estrellas y el sol brillante.

Que no importe nada! solamente el tejer lentamente un futuro.


No hay comentarios.: