domingo, junio 16, 2013


Querida Avenida Las Palmas: 

las sorpresas que me das a veces son tristes y otras lindas.

Aun pienso en ese hombre que bajó del carro a saludarme, buena sorpresa, me hizo reír.  Debo confesar, cuando escuché mi nombre provenir de aquel carro me asuste, después me acerque y ahí estaba él, que gusto saludarlo, ahí bajo los arboles nos pusimos a reír.



Querida Avenida Las Palmas: 

Calle mía, te leí en un libro, me asuste pero me gusto, un hombre ha escrito sobre ti, sobre tus alrededores, sobre una casa.



Querida Avenida Las Palmas: 

Mía siempre, me gusta recorrerte, conozco los lugares donde los perros se esconde, las texturas de mis casas favoritas, me gusta. El viento recorre mi cabello corto y me hace sentir nueva. Aunque sigo siendo la misma, empiezo a reconocer los valles que no volveré a pisar.

  

Querida Avenida Las Palmas: 

Un hombre recorrido la calle Marte, después grito mi nombre, desayunamos juntos, reímos y recordamos.

No hay comentarios.: