lunes, marzo 14, 2011

Gente. Gente que sigue aquí. El amor me guía. Las sonrisas. Los ojos y el gusto por nosotros. No hay tiempo para frenar. Sigo. Me sigues. Me siguen. No fue. No es una equivocación. El amor. Una caricia en mi cabello en la noche y entonces… se prende la idea del deseo. Música. Poca luz. Planes. Aquí. La noche y el estado perfecto para dejarnos perder sobre la ciudad mas comentada en la ultima década. Existimos porque sentimos el deseo. Vamos.

No hay comentarios.: