miércoles, septiembre 08, 2010


Su mirada electrifica mi piel.
La guitarra marea la idea.
Su voz cautiva.
Los animales salvajes nos saborean por la noche.
Me identifico en su miradas.
Espero el otoño para volver a morder y dormir en tu espalda.

No hay comentarios.: