viernes, enero 13, 2006

I CONFESIONES, posiblemente innecesarias.
Ella*, ya no es ella.

De regreso en casa de “Las Palmas”, de ahí soy, ahí crecí. Si, de regreso y solo tiene una función especifica, Ella. Aunque, Ella ya no es ella. ¨La guerita¨ la que caminaba todas las mañanas rumbo al mercado, la que platicaba con los vecinos, la que me despertaba todas las mañana para ir a la escuela, la que gustaba de ir a la playa, la que…

De ella solo queda menos de la mitad de lo que fue en músculos, en piel, en grasa, en memoria. Ella esta a punto de partir con aquellos que toman el camino hacia lo desconocido, planear todo antes de su partida no ha sido fácil, investigar lugares de cremación, criptas, presupuestos y etc., son acciones de las cuales nunca estamos preparado para llevarlos acabo, el hecho de pensar que un día de estos tendré que abrir la puerta de la casa para que vengan por ¨Ella¨ y la saquen envuelta en sabanas blancas, me horroriza.

Aunque Ella ya no es ella, ¨La guerita¨ y su rostro se haya trasformado en un piel pálida, ojos cansados, labios resecos, aun me anima en las mañanas entrar a su cuarto y saber que aun respira.

*Mamá

No hay comentarios.: