jueves, marzo 31, 2005

Isla
Vidrios rotos
Correos

Mariposas que huyen por la internacional (cientos)
Pavimento craqueado

Sueños variables
Guitarra sobre la alfombra

Algunas palabras

Trabajo bajo control
Ideas de arquitectura y algo mas

Al parecer todo cabe dentro de una bolsa de plástico, menos la negación.

martes, marzo 29, 2005

lunes, marzo 28, 2005

Regresa, ¿no?
Para: P. Alarcon.
Costa Barcelona

Image hosted by Photobucket.com

Image hosted by Photobucket.com

Fotos: Mónica Arreloa
Barceloneta

Image hosted by Photobucket.com

Foto: Mónica Arreola
Barcelona

Image hosted by Photobucket.com

Foto: Mónica Arreola
Madrid

Image hosted by Photobucket.com

Foto: Mónica Arreola
Alemania

Image hosted by Photobucket.com

Image hosted by Photobucket.com

Fotos: Mónica Arreola
Los Angeles

Image hosted by Photobucket.com

Foto:Mónica Arreola

martes, marzo 22, 2005

Tom Mayne recibirá el premio Pritzker
DPA

Los Angeles, 21 de marzo. El arquitecto californiano Thom Mayne, quien se hizo conocido a finales de los años 90, recibirá el prestigioso premio Pritzker, informó hoy en un comunicado la Fundación Hyatt, que cada año otorga el llamado ''Nobel de arquitectura''.
Uno de los primeros en felicitar a Mayne fue el también receptor de este premio y miembro del jurado Frank Gehry quien, al igual que Mayne, trabaja en Santa Mónica, California.
Gehry elogió a su colega como un profesional que siempre busca nuevos caminos para ''construir edificios útiles y emocionantes''.
Mayne también fue considerado por el jurado como un ''producto de los turbulentos años 60'' con un ''espíritu rebelde y ferviente deseo de cambio''.
Su estudio Morphosis fue elegido recientemente para hacerse cargo de dos proyectos en Nueva York, entre ellos el de la Villa Olímpica para los juegos de 2012, de los que esa ciudad aspira a ser sede.
El Pritzker está dotado con 100 mil dólares y será entregado el 31 de mayo en Chicago.
Entre los recipiendarios de ese galardón figuran el mexicano Luis Barragán (1902-1988) y el brasileño Oscar Niemeyer (1907).

sábado, marzo 19, 2005

¿Un café?

¿Una cena?

¿Una película?

¿Una cotorreada?


Por las escaleras, en la calle, en la playa, en un bar, en el cine, en un puesto de tacos, se dan encuentros que dan alegría.
Empieza la primavera y los dias de descanso. Ando en busca de una bicicleta.

viernes, marzo 18, 2005

Viernes 18 de marzo de 2005
La Jornada

Presentaron el libro Textos sobre la obra de Gabriel Orozco, en el Munal
Niega Orozco que su arte sea ''neoconservador o posmoderno''
Carlos Payán subrayó ''la irreverencia del artista para soñar con cambiar el mundo''

MERRY MAC MASTERS

Néstor García Canclini, Gabriel Orozco y Carlos Payán Velver durante la presentación del libro sobre la obra del artista, coeditado por Turner y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes FOTO Jesús Villaseca
El artista Gabriel Orozco no suele ''explicarse''. Sin embargo, una pregunta del público al término de la presentación en México del libro Textos sobre la obra de Gabriel Orozco (Turner/Conaculta, 2005), respecto de un posible ''fundamento ideológico'' que pretende ''una aportación política'', lo llevó a negar que su trabajo tenga que ver con ''una posición neoconservadora, ni posmoderna, ni con la cultura de producción del primer mundo''.

Pero ya encarrerado prosiguió: ''Tampoco pretende ser un arte pobre en una especie de demagogia de la pobreza como golpe de pecho que ha generado casi una autocolonización en México''.

Al crecer con las mismas herramientas de todo niño y adolescente de cualquier país occidental, ''no sentía el por qué autocolonializarme o autoexotizarme con unas nociones de nacionalismo superficial''. Tajante, manifestó: ''Si sigo, empiezo a explicarme, cosa que no suelo hacer''.

Pasar unos años fuera del país y regresar
Ante su fama de trotamundos, alguien más quiso saber de sus planes. Orozco reconoció que la tradición ha sido que el artista mexicano pase unos años fuera y luego regrese para quedarse. ''Eso también fue el caso de Francisco Toledo'', acotó. Pero ''el mundo ha cambiado y ya no es tan radical decidir estar en un lugar y no volver a viajar''. Dijo venir constantemente a México, donde trata de trabajar ''sin ahogarme, sin que sea una manda"

Sin demérito de la ''responsabilidad que siento por mi país y el deber como artista de construir una infraestructura muy necesaria en muchos aspectos'', advirtió sobre el peligro de ''si uno lo toma como manda, labor heroica en un sentido de hacer el bien''.

Orozco llegó al Museo Nacional de Arte (Munal) con una hora de retraso debido a los problemas viales que el miércoles desquiciaron el Centro. De inmediato se colocó entre sus presentadores, ''dos caballeros del arte, la cultura y la política en este país'', Néstor García Canclini y Carlos Payán Velver.

Predominio del conceptualismo cool
Bajo el designio de ¿qué se necesita para no ser un artista mexicano?, García Canclini señaló que a lo largo del libro ''una exigencia incesante es ubicar a Orozco entre lo local y lo global''.
El sociólogo atribuyó esa reflexión tan intensa y recurrente sobre la mexicanidad quizá por haber sido casi por completo escrito por extranjeros. ''Es curioso -explicó- que en el campo del arte, donde existe un largo trabajo con la polisemia y la ambiguëdad, tantos críticos se comporten como un policía de migración: Defínete, ¿eres un artista mexicano o global?''

Siguió: ''¿Por qué esta maniática persecución de las raíces nacionales en un artista que usa bicicletas procedentes de Holanda, un elevador de Chicago, un billar francés, motonetas alemanes e italianas o lo que encontró en un cementerio en Malí? Quizá porque resulta difícil soportar el trauma de que la cuna nacional se vuelva relativa''.
García Canclini dejó a modo de pregunta final, cómo trascender el conceptualismo demasiado cool prevaleciente en la escena artística contemporánea para hacer lugar al sentido dramático de pertenecer a varios lugares, o ser migrante y no tener plenamente lugar, o estar, como la bola de plastilina que recorre las calles, contando sólo con marcas indecisas de identidad''.

El periodista Carlos Payán habló sobre Orozco desde el ''corazón'', al recordar un partido de futbol ''en la escuela donde mi mujer era maestra. Ella me dijo alguna vez que le había enseñado a leer''. Le siguió la pista al apodado El Pájaro, porque ella ''siempre tuvo un gran afecto por ese pequeño y se enteraba de una manera o de otra por dónde andaba volando''.

Payán se topó con el artista en París en vísperas de una exposición en el Museo de Arte Moderno. ¿Qué le sorprende de la obra de Orozco? ''Su libertad, su irreverencia, su manera de negar el canon occidental, su manera de ser nuevo y, en tanto a esto último, revolucionario, en su no estar de acuerdo, en su manera de soñar con cambiar el mundo desde la luminosidad de su trabajo''.

miércoles, marzo 16, 2005

My sweet Implacable:

¿Hay canciones perfectas o momentos perfecto?

¿Hay acciones perfectas o lugares perfectos?

¿Hay amores perfectos o estados de ánimos perfectos?

En la radio no suena nada y la tarde sigue tranquila.

martes, marzo 15, 2005

Apresurada y fugaz
Abandono en cada alto una imagen imposible

lunes, marzo 14, 2005

La ¨ definición ¨ es un invento a corto plazo.


La palabra existe para comunicarnos, ¿entonces porque seguimos sin entendernos?


El arte es tan variable como las matemáticas.

martes, marzo 08, 2005

Peter Eisenman abrió las actividades de la versión seis del
congreso Arquine

''La arquitectura ya no puede competir con lo espectacular''

Los ataques a las Torres Gemelas se planearon para ser un ''evento
mediático'', expresó el especialista El docente de la Universidad
de Princeton recibió el Premio Mario Pani

MERRY MAC MASTERS

Peter Eisenman, uno de los máximos exponentes de la arquitectura
mundial, durante su conferencia ayer en Bellas Artes FOTO Yazmin
Ortega CortésAl comenzar la versión seis del Congreso
Internacional de Arquitectura y Diseño Arquine, cuyo tema es
Límites, Peter Eisenman (New Jersey, 1932) expresó en su
conferencia: ''Somos testigos del fin del espectáculo y de los
arquitectos que han prosperado con lo espectacular".

El arquitecto, quien radica en Nueva York, vaticinó ante los
cientos de estudiantes que hicieron fila para entrar al Teatro de
Bellas Artes, que en sus generaciones y las venideras ''veremos el
efecto de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el
efecto de los medios de comunicación, el efecto en el cambio de
conciencia, que son importantes para la arquitectura hoy día".

Ataviado con una camiseta de los Pumas -''en sus intervenciones
Eisenman gusta ponerse la camiseta de un equipo local de futbol",
anotó Enrique Norten a quien correspondió presentarlo-, el
catedrático de la Universidad de Princeton prefirió sentarse en
los desniveles del escenario, desde donde habló de los ''límites"
de la arquitectura, en particular del espectáculo.

Ojo, mente y cuerpo

De acuerdo con Eisenman los ataques terroristas a las Torres
Gemelas, cerca de las cuales vivía, se planearon para ser un
''evento mediático". De manera que ''después de que el primer
edificio fue atacado, el segundo avión esperó media hora para que
todos los televisores del mundo estuvieran encendidos. Era lo más
espectacular que hasta entonces había habido en los medios: mirar
mientras los edificios eran golpeados y luego verlos
derrumbarse".

Sentenció el especialista: ''La arquitectura ya no puede competir
con lo espectacular. Para mí aquel momento fue el fin de lo que
llamo la sociedad del espectáculo. Lo que se atacó fue la
arquitectura.

''Más allá de lo que piensen de esos edificios, éstos
representaban un símbolo y eso, en cierto sentido, es lo que la
arquitectura siempre ha sido."

La arquitectura, explicó Eisenman, logró lo que ninguna otra
disciplina: crear una condición en la que el ojo, la mente y el
cuerpo trabajan juntos.

El ''estar allí", continuó el ponente, se ha vuelto parte de un
entendimiento de lo que significa la arquitectura hoy día que,
además, tiene que buscar la manera de reconquistar un lugar en
nuestra cultura que no necesariamente depende de lo visual.

Mientras que la arquitectura se ha pensado como ''un medio visual
por excelencia", al manejar la presencia física, Eisenman propone
sobreponerse a dicho límite al ''desplazar la idea de lo óptico
como su fuente primaria de información".

''Provocador" en todo momento'', como lo describió Norten, el
invitado descalificó a quienes piensan que la arquitectura tiene
algo que ver con el cremimiento de las ciudades.

''Mi amigo Rafael Moneo (arquitecto español) me dijo, sabes, los
koolhaases del mundo tienen el diagnóstico correcto respecto del
problema de la ciudad, pero no así las soluciones adecuadas porque
ésas no pueden ser eventos o espectáculos o urbanismo. Sólo puede
ser la arquitectura", abundó.

La ciudad de la cultura

Eisenman presentó imágenes de su proyecto, cuyo costo es de 500
millones de euros, que se construye en Santiago de Compostela,
España: son edificios que han llamado ''la ciudad de la cultura".

Con más trabajo que nunca, también construye un estadio de futbol
en Phoenix, Arizona, seis edificios en España y un memorial del
Holocausto en Berlín, lo que resulta ''muy emocionante para
alguien que pensó que nunca presenciaría una construcción".

Eisenman aconsejó a los oyentes tener paciencia, aprovechar la
oportunidad y tomar riesgos porque, recordó, ''la sociedad no
tiene lugar para ustedes antes de los 40 años. No conozco a muchos
arquitectos que tengan la oportunidad de construir mucho antes de
esa edad".

Terminada su intervención, recibió el Premio Mario Pani de manos
del director académico de la Universidad Anáhuac, Cristian Nasar
Astorga. Allí, el especialista estadunidense halló significativo
ese galardón, pues desde 1960 es maestro universitario y ''nunca
pierdo un día de enseñanza".

La inauguración del congreso estuvo a cargo de Saúl Juárez,
titular del Instituto Nacional de Bellas Artes, quien dijo que la
reunión propone una revaloración de las diferentes y novedosas
interpretaciones acerca de los límites construidos a partir de la
emergencia de nuevos espacios, entre lo existente y lo imaginable.
Estuvo acompañado por Miquel Adriá, director del congreso, y Gina
Díaz Barroso, presidenta de Centro, escuela de diseño, cine y
televisión.

Arquine prosigue actividades hoy con las conferencias del
diseñador vienés Robert Stadler y los arquitectos Shulei Endo
(Japón), Felipe Assadi (Chile) y Joan Roig (España).
Copyright (c) 2005 La Jornada

viernes, marzo 04, 2005

Carece la disculpa

Duelen los ojos

Duelen las palabras

Duelen las manos

Silencioso, la disculpa se cotiza

miércoles, marzo 02, 2005

1. Las ciudades se rigen por interpretaciones.

2. Hay ciudades sobre-valoradas y sobre-expuestas, Tijuana es una de ellas.

3. ¿Tijuana, buen o mal invento?

4. El vació es un componente necesario en la estructura de La Ciudad.

5. A partir del dialogo colectivo solo se concluyen ideas individuales, lo colectivo es una conjetura.


6. La arquitectura es una enfermedad mental y mortal