jueves, septiembre 01, 2005


Días comunes, para Denisse.

Confieso, no se como es que el tiempo rinde.

Trabajar de ocho a dos de tarde (esto implica, ir a varias dependencias municipales o estatales), comer de dos a cuatro (esto implica ir al mercado, comprar la comida, hacer la comida, lavar platos, guardar platos y ver el noticiero local), hacer la comida se ha vuelto un acto de relajación absoluto, el buffet es bastante amplio, desde un pollo, con papas, brócoli y calabaza, hasta una ricas milanesas con puré de papa, aprender a cocinar fue sencillo, disfrutarlo mejor, después regresar al trabajo de cuatro a seis y media (revisar pendientes, juntas, y chatear un poco con los amigos lo mas sencillo de la tarde), cuidar a mi mama los días que me toca por la noche y los días libres trabajar en proyectos para las exposiciones, revisar email, contestarlos, trabajar las imágenes, realizar costos de producción, ver un poco la tele, leer un poco antes de domir o en casos relajados ver un película o ir al cine, o mejor aun ir a cenar contigo.

Confieso, no se como es que el tiempo me rinde, pero me gusta.

Los días de Denisse, por lo general son de prisa, pero con una mirada y una caricia en el cuello se vuelven lentamente maravillosos.

No hay comentarios.: