lunes, agosto 22, 2005

La sutil diferencia entre un usurero y un agiotista

M. Durán

En run-run nocturna carretera
divago un poco más cuando manejo
sobre las curvas ensenadas
de un sábado queriendo ser domingo
los kilómetros giran debajo de las ruedas
las palabras fluyen de un asiento
a otro y otro
el viento también sopla y no lo percibimo
saguardando las luces de Tijuana
quiero contar que el vino estuvo bueno y
olvidar las hormigas como gente y
el torpe avance peatonal entre las calles y
saborear aquella pizza que se llevó la noche y
subrayar que tres divas en un auto
es demasiado para un viaje de cuatro horas.

No hay comentarios.: