sábado, junio 04, 2005

Viernes en la noche.

Por la espera de 6 años para coincidir en la misma ciudad.
Y por las almejas esquinadas sobre la madrugada.



Acepto que tenia muchísimo tiempo sin salir a divertirme como ayer, sin salir con la ilusión de que la noche tendría buenas aventuras para mí. Así que subí a mi auto completamente sola y me fui a la primera estación: La Feria del Libro (a una cita que habría esperado 6 años), de ahí todo fue surreal.

Acepto que tenia muchísimo tiempo sin caminar por la avenida revolución a altísimas horas de la madrugada, sin ir al bar El Turístico, El Dandy, y La Estrella, a La Estrella que aunque ayer estaba algo vacía porque ya rebasan las 4 de la mañana, me gusto entrar como si fuera la primera vez, aunque la estrella siempre me ha generado una cantidad de emociones siempre me sorprende porque todas son distintas, me gusta como se involucra el sonido de su música en mi interior, y efectivamente La Estrella irremediablemente me recuerda a ti (sic).

El bar Turístico estaba a reventar, no cabía nadie mas, pero a cada momento llegaba mas y más gente, por alguna razón mi tranquilidad (que es aparentemente grave) seguía a mi lado, una platica sumamente amena toda la noche, jamás me dio por pensar en ir a dormir a casa o sentirme aburrida mucho menos cansada.

Un poco de Kareoque, mas cerveza, un cigarro, varias risas y sobre todo una cantidad de barullo al ritmo norteño, porque ayer el día estaba de fiesta para todos por alguna razón inexplicable.

Sin esperar mas estaba ahí en medio de la gente platicando de todo, de nada.

Sonriendo por alguna canción, sonriendo con algún amigo.

Pero…

¿Qué sucede cuando dos arquitectos se encuentran y aceptan que se dedican a otras cosas menos a construir?, ¿Qué sucede cuando dos arquitectos se encuentran y aceptan que el AutoCad no es la mejor herramienta para dibujar y que preferimos el lápiz y el papel enrollado? ¿Qué sucede con los códigos que se generan entre las arquitecturas y dos arquitectos?

¿Qué sucede cuando la cita de ayer tenia una espera de 6 años?

Mi voz a desaparecido por la brisa de la noche.

Mi cuerpo cansado.

Y una caminata matemática, calle sexta a calle segunda, calle once a calle ocho y así consecutivamente se refleja en mi piernas cansadas.

Y seguramente hoy el día también estará de fiesta.





No hay comentarios.: