jueves, junio 02, 2005

Inesperado, igual como cuando surge un amor a primera vista.


Para las buenas impresiones que nos da la vida.




Confieso que tengo varias proyectos sin ser ejecutados, varias ideas que les he dado demasiadas vueltas, varias imágenes estacionadas en algún parte, existen lecturas que hacen que se me ocurra algo, o platicas con amigos que me hacen pensar en otras ideas, entonces comienzo a realizar bosquejos, algún escaneo para generar mas ideas que me lleven a un resultado esperado o inesperado, así paso noches enteras ideando algo nuevo, por encargo de ¨mi misma¨.

Yo soy mi propia cliente.

Yo soy mi propia cliente cuando se trata de hacer alguna nueva serie de imágenes digitales.

Yo soy mi propia exigencia.

No existe nadie más.

Crear y realizar una nueva serie de fotografía es un trabajo que realizo en horas extras y mal pagadas, turno nocturno de lunes a viernes, de ocho a doce de la noche, sábados y domingos tiempo completo.

Empiezo con bastantes exigencias, las ideas son planeadas estrictamente y meticulosamente, algo parecido como cuando uno decide ir en busca de un nuevo amor y comienza a imaginar cuales serian las características adecuadas y necesarias para enamorarse, exactamente las mismas exigencias absurdas me suceden al momento de pensar en un proyecto.

Como en los sueños cuando tratamos de imaginarnos a la pareja ideal, ojos claros, labios regulares, piel morena clara, etc.

(Nombre del proyecto, impresión de 90 por 60 centímetros, papel mate, fondo blanco, etc.)

En realidad planear escrupulosamente me lleve a nada, a sentirme vacía, con las ideas gastadas sobre la mesa, pero de pronto en cualquier lugar como en el supermercado, la avenida principal de la ciudad, la garita internacional, frente un centro comercial, en la playa, aparece la idea perfecta, aquella que no fue pensada tantísimas veces, aquella que jamás fue planeada, entonces corro por lápiz y papel y plasmo los objetivos y el ¨resultado¨, y en unas semanas tengo los resultas deseadas, las imágenes jamás imaginadas, en menos de lo que me imagino tengo el producto sobre la mesa, en menos de lo que imagino esta finalizado, está el objeto listo.

…Sin buscar tanto…

La búsqueda constante de las ideas para un proyecto nos suprime el desarrollo y el resultado.

Las ¨mejores¨ ideas siempre surgen como el amor a primera vista, sin ser imaginadas, sin estarlas esperando, solo pasan de frente, se miran a los ojos, se sonríen, se toman y no se dejan ir jamás, como el amor a primera vista, el amor inmediato, el que no se sueña constantemente, el inesperado, el mas querido y cuidado.

No hay comentarios.: